11
Nov
08

Una noche con parálisis del sueño

Estoy encima de las escaleras, charlando con una vieja mujer. Tengo a mi perra. O la tenía, pues hace un momento ha bajada esos angostos escalones, tras lo cual ha dicho la vieja “Ha ido a ver a los otros, como le gusta”. Antes de eso, la anciana ya había charlado. “Está como siempre”. La señora tenía un aspecto horripilante, con ropas sucias y grises, el pelo lacio, grasiento, y canoso. Parecía tener su cabello tan guarro como los dientes. Tras esto, noté el frio, y supe que algo no iba bien.

Parálisis del sueño

Parálisis del sueño

Mi consciencia sabía que estaba dentro de un sueño, pero no quería estarlo. Son los momentos más dificiles. Quería despertar, ese sueño no me gustaba. No me gustaba nada. Ahora, tenía una lucha en mi interior. Yo contra mi cuerpo. Intentaba moverme, y no podía. Intentaba hablar, hacer ruidos. Mudo como una piedra. Sentía esa estraña sensación en los oidos como cuando bostezas, que por un instante se te tapona y no oyes nada. Cada vez que quería hablar, la misma sensación.

Y, paralelamente, el sueño. No quería pensar nada, cada cosa que pienso, se vuelve contra mí. Estás plenamente consciente, es por la noche, estás en la cama. Y, muy a tu pesar, sientes que hay alguien contigo. Eso, supongo, será porque hace un momento estaba con la vieja.

Tras muchos esfuerzos, logro mover una mano. Calculo que habrán pasado cinco minutos desde el primer intento. Pero, una vez consigues mover algo, aunque sea un mísero dedo, todo irá como la seda. O eso creía, porque cada vez que me recolocaba, y cerraba los ojos notaba de nuevo el efecto aterrador. Primero los oidos, esa horrible sensación. Luego notas como te paraliza las manos, los brazos, las piernas… Todo en un instante. O estás atento, o caes de nuevo.

Asi que pienso en cosas alegres. Mi novia. Intento que un recuerdo alegre tape a esa pesadilla que me quiere poseer. Pero nada puede con ello. Amigos, familia… Nada. Abro los ojos de nuevo. Estoy envuelto en la oscuridad, el pilotito del ordenador es lo único que puede producir esas sombras tan tétricas por el techo. Si me quedo así, solo puede volver.

Las 3 de la mañana. Lo sé porque he encendido la luz, y estoy escribiendo este post. Curiosamente, la esclava que me regaló mi novia y que ha sido mi primer apoyo en esta odiosa sensación, me la encuentro desabrochada en mitad de la cama.

25 minutos después, todo parece igual que al principio. Si me quedo empanado, noto esta parálisis. Es la cuarta vez que me pasa en esta vida, recuerdo. Es la parálisis del sueño, y está contada lo más fresca que jamás la hayais podido escuchar.

Si tienes alguna pesadilla, envíala a contacto@topoyiyo.es

Para los que sigan interesados en esto de la parálisis del sueño, encontré una página que la describe y la explica de manera muy correcta.

www.BlogCurioso.com

VOLVER A INICIO


2 Responses to “Una noche con parálisis del sueño”


  1. 1 guetete
    noviembre 11, 2008 a las 8:25 am

    Joe, otra nochecita de esas,,,,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


tOpOyIyOs PuNtO CoM




Suscríbete RSS





Subscríbete a ::: tOpOyIyOs PuNtO CoM ::: por Email




Numero de Visitas

  • 120,976 visitas

Frikis Conectados ahora mismo


who's online

Encuestas Activas


Archivos

Top Enlaces

  • Ninguna
Powered by  MyPagerank.Net

RSS Ehtio!

Sitio certificado por
Adoos
cameras for sale
free classifieds

A %d blogueros les gusta esto: