19
Ago
08

Juegos Olímpicos de Pekín: Superhombres (y Supermujeres)

Inmersos en plenos Juegos Olímpicos asistimos atónitos a proezas sobrehumanas protagonizadas por hombres y mujeres que, salvo ayudas químicas, vienen a demostrarnos que los límites humanos son, por el momento, insondables.

Michael Phelps ha ganado 8 medallas de oro olímpicas, superando en una al mítico (y bigotudo) Mark Spitz, batiendo de paso 7 recórds mundiales en las disciplinas en las que ha competido. “El tiburón de Baltimore”, como se le conoce a Phelps, compite contra sí mismo y contra la historia y lo mejor es que es de suponer que para los juegos olímpicos de Londres 2012 estará en plenitud de facultades y hay quién ya se relame pensando en lo que puede hacer en la próxima cita olímpica.

Sin embargo, no falta quién quiere restar mérito a Phelps, alegando que todo esto lo ha conseguido gracias a los nuevos bañadores Speedo LZR (y sucedáneos) y gracias a la ultramoderna piscina del “Cubo de Agua” chino, tratada con ozono en lugar de con cloro… yo por mi parte siempre contesto a los escépticos que los bañadores son iguales para todos y que, salvo en la prueba de 100 metros mariposa, disputadísima con Milorad Cavic (reclamación de la federación serbia incluída), la superioridad de Phelps sobre sus rivales ha sido aplastante en el resto de pruebas individuales, donde le hemos visto llegar en algunos casos con hasta dos cuerpos de ventaja sobre el medallista de plata.

Y si la hazaña de Phelps es histórica, lo de Usain Bolt no tiene nombre. 9’69 segundos para recorrer 100 metros, los últimos 20 de los cuáles haciendo aspavientos y golpeándose en el pecho, nos dan una idea de adónde puede llegar el ser humano corriendo.

Tengamos en cuenta que mientras que el agua no es nuestro medio natural y es lógico que cada generación que pasa esté más habituada a desenvolverse en el agua, el ser humano lleva ya unos cuantos millones de años (bien como homo sapiens, bien como anteriores “eslabones” evolutivos) andando y corriendo por la superficie del planeta, con lo que el margen de mejora es, en este caso, más difícil y enteramente genético.

A falta de correr la final de los 200 metros lisos, acabo de ver a Bolt correr los 200 metros lisos en 20:09, sobradísimo y mirando a su principal rival bracear intentando atraparle en esa semifinal durante los últimos 20 metros, mientras él iba prácticamente de paseo. Sobrehumano. Estoy deseando ver qué es capaz de hacer en esa final.

En cuanto a mujeres, creo que el paradigma de la búsqueda del límite humano es la satadora de pértiga Yelena Isinbayeva, quién con un salto sobre 4’95, logrado al segundo intento, se aseguró el oro olímpico, mientras sus rivales se dejaban la piel para lograr una plata con sabor a oro, por ser éste imposible de lograr. Los 4’95 fueron la primera altura saltada por la rusa.

Con el oro en el bolsillo, Isinbayeva se dedicó a batir su plusmarca en esta disciplina, fijada hasta ese momento en 5’04. En los dos primeros intentos se resistió el listón. Más emoción imposible. Al tercer intento, y tras “enterrarse” bajo un edredón que se trajo prestado del hotel en el que se aloja para concentrarse, logró su vigésimocuarta plusmarca mundial en pértiga: 5 metros, 5 centímetros.

Su entrenador ya ha dicho que puede alcanzar los 5’15. Sólo el tiempo lo dirá.

Por lo demás, el trabajo de los chinos en gimnasia es sobresaliente, logrando el oro por equipos tanto masculino como femenino en una disciplina que lleva al cuerpo humano a sus límites físicos más extremos. El dolor y la belleza se conjuntan en pruebas como el suelo, el salto, las barra fija o las asimétricas y, especialmente, en las anillas, en mi opinión, la prueba más dura y bella de cuantas componen el elenco de gimnasia artística. El chino Chen Yibing se llevó el oro por delante de su compatriota Yang Wei demostrando que los chinos son unas máquinas en lo que a preparar gimnastas se refiere.

En fin, que ya se nos están acabando los Juegos y, aunque empachados de deportes, nos quedamos estupefactos viendo hasta dónde hemos logrado llegar como seres humanos (aunque individualmente seamos unas birrias, como servidor).

Por cierto, no me quiero despedir sin acordarme de nuestros Superhombres patrios: Rafael Nadal, Joan Llaneras, Samuel Sánchez, David Cal… ÁNIMO Y A POR ELLOS!!!


2 Responses to “Juegos Olímpicos de Pekín: Superhombres (y Supermujeres)”


  1. 1 silurosherman
    agosto 20, 2008 a las 2:30 pm

    Añado esto como corolario a lo expuesto anteriormente: Usain Bolt acaba de batir el record del mundo de 200 metros lisos, aplastando a sus rivales en la final… el último atleta en doblar oro olímpico en 100 y 200 fue un tal Carl Lewis (os suena?), pero no sé si fue con dos récords del mundo…

  2. 2 tamykuzho
    agosto 20, 2008 a las 4:06 pm

    he oido que no fue con 2 records olimpicos, simplemente ganó, que no es poco


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


tOpOyIyOs PuNtO CoM




Suscríbete RSS





Subscríbete a ::: tOpOyIyOs PuNtO CoM ::: por Email




Numero de Visitas

  • 120,988 visitas

Frikis Conectados ahora mismo


who's online

Encuestas Activas


Archivos

Top Enlaces

  • Ninguna
Powered by  MyPagerank.Net

RSS Ehtio!

Sitio certificado por
Adoos
cameras for sale
free classifieds

A %d blogueros les gusta esto: